¿Debo declarar las ganancias en apuestas deportivas a Hacienda?

Deberás declarar las ganancias derivadas de tus apuestas deportivas online a Hacienda dependiendo de los beneficios que hayas obtenido por ellas.

Si te toca declarar, no te pierdas el siguiente post. Podrás comprobar cuándo debes hacerlo, así como los pasos que debes seguir para poder llevarlo a cabo de forma adecuada. 

En las apuestas del Estado, cuando un boleto o un número de la lotería resulta premiado, la Administración directamente descuenta la cantidad correspondiente antes de que el ganador reciba el premio y prácticamente el afortunado no tiene que encargarse de ninguna gestión a este respecto. 

Sin embargo, si hablamos de apuestas online, la cosa cambia. En este caso, si las apuestas te aportan beneficios, deberás ser tú quien personalmente se encargue de conocer si debes rendir cuentas con el fisco, y en caso afirmativo cuándo, cómo debes hacerlo y sobre todo la cantidad por la que te toca tributar. 

Si aún no sabes cómo declarar tus apuestas deportivas online a Hacienda, a continuación dejamos info útil y práctica de cara a evitar una posible inspección. 

Antes de nada advertimos que esta información no tiene en todo caso validez legal, por lo que si te encuentras atascado en alguno de los pasos, lo más recomendable es consultar con algún gestor o asesor fiscal que te indique cómo actuar. 

Las ganancias de las apuestas tributan por IRPF

En principio, para declarar las ganancias de apuestas deportivas, hay que hacerlo mediante el Impuesto de la Renta de las Personas Físicas, también conocido como IRPF. Es el impuesto por el que tributan las personas acorde a los ingresos o dinero que ganamos cada año completo, y cuya campaña da comienzo a partir del 1 de abril. 

Cuanto más ganamos, más tenemos que pagar al Estado, y en este impuesto se incluyen las rentas derivadas de nuestro trabajo, los rendimientos de capital mobiliario o inmobiliario,  las actividades económicas y las pérdidas o ganancias de carácter patrimonial. Estas últimas son las que más nos interesan para este caso ya que aquí es donde se incluyen las ganancias derivadas del juego online (apuestas deportivas y otros productos como el poker o casino online). 

¿Me toca declarar por las ganancias de las apuestas online?

La ley establece en qué casos debes hacer la declaración de la Renta procedente de los beneficios obtenidos con las apuestas deportivas y en qué casos no. Situación que depende de un límite a partir del cual estamos obligados a declarar dichas ganancias:

  • Si obtienes un beneficio entre todos los conceptos a lo largo del año anterior (en este caso 2020) de más de 1.600 euros
  • Si has obtenido beneficios de las apuestas deportivas que superan los 1000 euros y tienes un salario (rendimientos procedentes del trabajo) mayor a 22.000 euros

Algunos casos prácticos 

      • He ganado más de 22.000 euros trabajando y conseguí 1000 euros de beneficios con apuestas y juego online: te toca declarar por los rendimientos del trabajo y porque las ganancias son a partir de 1000 euros. 
      • Gané menos de 22.000 euros y no he conseguido alcanzar beneficios de apuestas y juego online que superen los 1000 euros. No debes declarar ni por los rendimientos del trabajo ni por la ganancia en apuestas ya que no has superado la barrera de los 1000 euros.
      • Tengo un trabajo en el que gano 20.000 euros y he conseguido un beneficio derivado de las apuestas y el juego online por 1650 euros. Declararás por el beneficio del juego.
      • No tuve ingresos derivados de ningún rendimiento por trabajo, ni por ninguna otra de las razones contempladas en la ley del IRPF pero he ganado más de 1700 euros en apuestas y juego online. Debo declarar a Hacienda estas últimas ganancias. 

Lo mejor es cumplir con Hacienda

Si una vez comprobadas tus ganancias, debes rendir cuentas a Hacienda, lo mejor es que lo hagas. Tratar de evitarlo sería un error o un fraude en toda regla

(tanto no pagar, como retener tu dinero en un monedero electrónico, o incluso usar una cuenta ajena), que nos podría llevar a una posible inspección. Por tanto, lo más recomendable es saldar tus cuentas con la Administración y evitar posibles problemas en un futuro.